Toca despertar

Publicado: julio 6, 2012 en Política Internacional, Política Nacional

Mientras asistimos día tras día a como los telediarios copan sus noticias con nuevos y preocupantes datos sobre la crisis financiera/bancaria (llamemos a las cosas por su nombre) a la que asistimos desde hace años, parece que la inmensa mayoría de españoles/as primero se lamentan (parece que todos/as estamos de acuerdo en que esta situación es intolerable) y después miran para otro lado, como si esta terrible situación no les afectara (cosa complicada cuando cada vez somos más los/as que directa y/o indirectamente, por familiares/amigos, hemos sido tocados/as de lleno por la misma) y como si se fuera a solucionar sola o por arte de magia.

Como buena muestra de esto cabe recordar lo que ocurrió con la Huelga General del pasado mes de Marzo, cuando todos/as escuchamos a nuestro alrededor lo mal que se recibía la reforma laboral aprobada por el gobierno del Partido Popular, mientras sin embargo casi ninguna de esas voces críticas decidía finalmente parar y asistir a las movilizaciones organizadas dicho día.

Las razones de esta incongruencia en la que estamos sumidos/as la inmensa mayoría de españoles/as serán muchas, pero hay una que quisiera resaltar en esta ocasión, como es el pensamiento bien extendido de que “no hay nada que pueda hacerse”. Pues bien, con independencia de que las posibilidades de cambiar las cosas que no nos gustan sean mayores o menores, lo que es bien seguro es que si no hacemos nada, aseguraremos que nada cambie; este comportamiento es similar a lo que ocurre (guardando las distancias) cuando un/a estudiante pocos días antes de un examen decide no preparárselo por que considera que es tan complicado aprobarlo que por mucho que haga, no le va a servir de nada, no mereciendo la pena entonces intentarlo.
En ambos casos el proceso seguido (no luchar por lo que debemos y entendemos que es justo y necesario) y el resultado obtenido (no hemos alcanzado lo que deseábamos obtener) son exactamente los mismos, siendo la solución en ambos casos igualmente la misma, esto es, hacer cuanto se pueda, luchando por nuestros derechos y deseos.

En resumen, y como bien decía Manu Chao, “no les llamamos a soñar, les llamamos a algo más simple y definitivo, les llamamos… a despertar”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s