#DicenQueNuncaSeRinde

Publicado: enero 22, 2013 en Foto del día, Reflexiones

Foto de www.miradainconformista.com
Vuelvo a compartir contigo una foto que tomé hace semanas en un espacio conocido para muchos/as sevillanos/as y en especial para aquellos/as a los/as que les gusta sufrir cada quince días viendo a once hombres en calzonas detrás de un balón y con un escudo rojiblanco en el pecho de sus camisetas.

Más allá del contexto en el que la tomé, quiero compartirla por el mensaje que transmite pues en estos tiempos de dificultades para todos/as (raro/a es quién ha salido indemne de tantos problemas y malas noticias) creo que es una cualidad deseable y ya casi imprescindible ser capaz de persistir ante las dificultades con las que nos topamos y ser capaz de levantarse tras cada golpe que nos propina el destino y que nos lleva al suelo como al boxeador noqueado a la lona.

Cuando en algún momento me he tenido que enfrentar con uno de esos golpes que sin ser físicos te dejan literalmente hundido, sin ánimo ni ganas para prácticamente nada y tras los cuáles no logras por mucho que lo intentas ver las cosas de un color distinto al negro, siempre he empleado la máxima por la cuál entiendo que tiene mucho más mérito sacar adelante situaciones complicadas que aquellas otras que por su facilidad son un mero trámite.

En efecto, interpretando como un reto personal el hecho de lograr levantarte tras la embestida de una mala noticia y seguir tras ello con paso firme el camino de la vida, convierte estas situaciones en una oportunidad de crecer, de hacerte más fuerte y de poder sentirte toda vez que hayas superado el golpe, más orgulloso/a de ti.

En este punto te invitaría por ejemplo a recordar cómo te has sentido tras sacar adelante un examen o un trabajo para el que tenías todo a tu favor (tiempo de sobra para prepararlo adecuadamente, en el que la materia en si no revestía gran dificultad y encima para colmo de alegrías las preguntas elegidas por el/la profesor/a eran bien sencillas) en comparación con aquellos otros dónde a pesar de estar todo inicialmente en tu contra (materia complicadísima, tiempo insuficiente para su correcta preparación,…) has logrado sacar fuerzas de flaqueza, echarle valor, apretar bien los dientes e intentarlo con todas tus fuerzas y ganas… obteniendo el premio deseado.

Evidentemente el ejemplo es simple, pero lo suficiente como para que entendamos que generalmente los esfuerzos tienen su recompensa, al menos en la conciencia de saber qué has hecho cuanto has podido, de sentirte orgulloso/a de ser capaz de sacar fuerzas de dónde no las había y con ello de hacerte aún más fuerte… valores todos ellos que sólo te los da la experiencia y que tienen un peso que no se puede cuantificar pero del que nadie puede dudar su valor e importancia.

Con todas estas reflexiones te invito a que pasees por la vida tratando de no rendirte ante las adversidades y buscando siempre alcanzar tus sueños (MUCHO ÁNIMO pues no será una tarea sencilla) y a que si algún día te faltan las fuerzas como para llevar a la práctica dicha máxima, cojas entonces aire, mires a tu alrededor y recuerdes todo aquello que has construido con tu esfuerzo y todo el mérito que tendrás cuando hayas logrado sobreponerte poniendo todo tu empeño en ello.

Anuncios
comentarios
  1. Asriwanto dice:

    chaireshola chapis oye neeitcso saber unas cosas de ti pondre como referencia tu ensayo en un protocolo de investigacion y neeitcso tus datos escuela donde estudias nombre completo y demas datos por favor no kiero ser parte de un plagio jaja ojala respondas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s